Nadie está preparado para la muerte de un hijo. En el camino del duelo, buscamos una luz en medio de la densa y asfixiante oscuridad. Ojalá que lo que escriba sirva para daros aliento.

lunes, 3 de abril de 2017

Feliz tercer cumpleaños, Olivia

Tres años...



Feliz primer cumpleaños
Feliz segundo cumpleaños
Feliz tercer cumpleaños

Y una recaída. No me esperaba tanto dolor. Quizá no pude prepararme esta vez para el efecto aniversario, quizá no conté con el recogimiento y la soledad necesarios, quizá tenía una agenda demasiado apretada, quizá la vida tan intensa y maravillosa junto a Violeta da poco espacio a la tristeza. O Tal vez fue un poco de todo. 
Pero este cumpleaños me ha reconectado con el dolor del principio del duelo, con los recuerdos más dulces y a la vez más amargos del embarazo, del nacimiento, de la muerte física.
He sentido tanto a Olivia, la sentía dentro de mí, como si volviese a estar embarazada.

Por momentos sentía paz, cuando podía hacer algo en su honor, cuando la naturaleza me abrazaba y me regalaba belleza. 
Pero el resto estaba empañado por el dolor y la rabia. A veces es así. Y no pasa nada. De nada sirve resistirse y querer estar bien a toda costa.
A veces simplemente hay que aceptar que no se está bien para poder volver a sanar.



martes, 14 de marzo de 2017

¿Podría ser peor?



Perder un hijo. ¿Podría haber algo peor?...


Marzo. El última día de marzo naciste, Olivia. Y tuve que enterrarte en tu fecha probable de parto, el 4 de abril. Dos días más tarde se cumplía el primer año de casados de tus padres.


Fechas, son sólo números... Ah! Pero el cuerpo los recuerda.
No miré el calendario este año. A nivel consciente sólo las flores del jardín silvestre me dicen que se acerca la primavera. No registré pensamientos de que se acercaba tu tercer cumpleaños. Pero ese malestar de fondo comenzó como un murmullo apenas audible que fue creciendo hasta reclamar mi atención.
Más malhumarada, más huidiza, esquiva, arisca, ciclotímica. De la risa al llanto, de la plenitud al vacío...
Ah! Marzo, marzo. El temido efecto aniversario que muchas madres conocemos.
Y bajo esta sensibilidad especial comparto contigo este vídeo post(contraseña: marzo), en el que a pesar de las lágrimas que pugnan por salir, te ofrezco esperanza y una manera de conectar con el agradecimiento en medio del dolor.

sábado, 4 de marzo de 2017

¿Sabes que eres libre?

Somos libres, en el contexto histórico y social Europeo actual,  lo somos. Puede que las democracias no te lo parezcan tanto y que seamos menos libres de lo que pretenden hacernos creer, pero si nos comparamos con tiempos pasados u otros lugares del planeta, somos libres.

Sin embargo, aunque desde fuera nadie te imponga un toque de queda, ni ejerza sobre ti fuertes restricciones, seguimos atados a una dictadura interior de multitud de pensamientos que nos obligan a actuar de un modo en concreto. Una rígidez nos atenaza cada vez que los planes no se desarrollan según esperado.




Somos nuestro propio tirano. Vestir de una determinada manera en una determinada situación, cumplir horarios exigentes que nosotros nos autoimponemos, quedar con ciertas personas aunque en realidad no nos apetezca, hacer algo por complacer a otros.. Hasta el ocio parece estar regulado y hay un momento particular para disfrutar y otro para esforzarse o trabajar. "Esto es lo que hay", "Esto es así", "No hay más remedio"...
Y sí, a veces hay obligaciones y quehaceres ineludibles que una vez cumplidos son positivos y facilitan  nuestra vida, es cierto que no es sano vivir en un eterno hedonismo. Pero hoy quiero que te plantees cuántas veces vives sometido a tu propio dictador interior. 
Cuánto de lo que consideras tienes qué hacer es cierto. Y si lo es, ¿tiene que ser hecho siempre igual, a la misma hora, el mismo día de la semana?
En este vídeo, contraseña ereslibre te hablo de todo esto brevemente y comparto contigo un momento de soleada libertad.

martes, 21 de febrero de 2017

Nunca te rindas


En el vídeo post anterior te hablaba de la importancia de celebrar la vida. Pero para llegar a la celebración, ha de haber un trabajo previo, ese cosechar para después recoger los frutos.

El trabajo de duelo es un trabajo, un trabajo durísimo y agotador (incluso se habla de tareas del duelo, en un próximo post hablaré sobre ellas). Y para que esa labor ardua se realice con éxito, es decir, para que volvamos a abrazar la vida, para que salgamos incluso fortalecidos, para que salgamos transformados, lo fundamental es no rendirse. Así te lo cuento en

este breve vídeo. Contraseña: constancia
Aunque el viento te azote, aunque todo te sea hostil, aunque no veas el horizonte, aunque te sientas sola y perdida... Nunca te rindas.



viernes, 10 de febrero de 2017

Celebra el milagro de estar vivo

Acababa la semana sin publicar el post en el que estaba trabajando, y de pronto, tras enviar la newsletter a mis subscriptores, pensé que las experiencias agradables y los pequeños triunfos han de compartirse y ser celebrados.


Hay que decirle a la vida: "¡Eh! ¡Me ha gustado, quiero más de esto!"
Celebrar, celebrar  cada pasito de avance. Celebrarlos más que nunca y precisamente si estás pasando por una etapa dura, como lo es el duelo. Y si piensas que no hay nada que celebrar, celebra el milagro de estar vivos.

Hay que no puede hacerlo. Tú sí. La vida merece la pena ser vivida. Al menos eso me enseñó mi hija Olivia, que luchó por ella hasta el último suspiro.

Comparto contigo mis reflexiones acerca de este tema en este breve vídeo. Contraseña: Celebra

No hay nada más poderoso que dar al botón y poner la vida en "Modo milagro".

Hallazgos "casuales" en la arena...